Si el conocimiento es Poder, lo que ha hecho Internet es Democratizarlo, “achatar la pirámide”. Pero algo muy distinto es el acceso al proceso de aprendizaje.

Todavía existen bloqueos al acceso y al proceso, no solo en la vida infantil o juvenil, sino también en la vida adulta: en las redes viralizados, como una señora en USA que no puede recargar su Tesla, o aquí como un operario que confunde una aspiradora con un motor de 2 tiempos y jala el cable del enchufe.

Existe una frase del Budismo muy alusiva respecto a 3 clases de personas que son infelices: el que no sabe y no pregunta, el que sabe y no enseña y el que aprende y no practica.

Hace unos días Rafael Di Tella, esgrimista, economista y académico argentino, en una nota en Clarín decía: “Los economistas exageramos lo que sabemos”.

Por otro lado, quienes han tenido un conocimiento que en algún punto marcó un hito o cambió la historia en actitud humilde, han estado más cerca de Sócrates: “solo sé que no sé nada”.

A nivel institucional, organizacional, “no solamente los alumnos aprenden, el Colegio es una organización donde el proceso de aprendizaje está en todas las personas que la conforman”.

Muchas Empresas con la velocidad de las transacciones, se concentran más en pagar lo que sea para tener una persona con conocimientos plug & play, que pensar en el mediano y largo plazo y formar. Si esto continúa, los desequilibrios en el mercado del trabajo tendrán un impacto negativo: va a aumentar el porcentaje de vacantes sin haber podido ser cubiertas…

Hoy el déficit estructural de Ingenieros en nuestro país está siendo indirectamente soportado o abastecido por la crisis humanitaria venezolana y su éxodo histórico de profesionales calificados.

La red Democratiza el acceso al conocimiento, el tema central es qué vamos a hacer nosotros para conectarnos, pensar en el mediano/ largo plazo y aprender colectivamente.

Porque después de todo nuestro desafío como profesionales en nuestras sociedades, es cómo “conectarnos” en un sentido profundo de servicio al otro, tal como lo plantea el sistema lean: darle al otro lo necesario, justo a tiempo y con el ritmo correcto.

Esto así planteado es un trabajo desafiante de enormes proporciones.

Leonardo Rosso – Director Gaudens – leorosso@gaudens.net

Compartir: