Lo simple puede convivir con lo profundo

Muchas veces a las Ideas, Motivación e Innovación se las piensa por caminos separados, ¿pero qué pasaría si unimos esos caminos?

¿Qué sucedería si empezamos a registrar la cantidad de ideas de mejora que recibimos por año en nuestras Organizaciones, Colegios, Instituciones, y cuántas de ellas son aplicadas? Y si las propuestas implementadas fueran premiadas o reconocidas, ¿no impactaría esto en la motivación para proponer más y nuevas ideas?

Un Ecosistema libre de miedo

El miedo al rechazo, a que la idea junto con la persona que la propone sea pasible de ser minimizada o ridiculizada, puede construir una gran barrera invisible para el flujo de la comunicación en general, y muy especialmente para el acercamiento de nuevas ideas.

En muchos casos dejamos de lado acciones simples/ básicas, por pensar o sentir que son demasiado pequeñas o poco relevantes, o que podrían perder potencia ante una realidad compleja. Sin embargo, en este sentido, una de las compañías más exitosas, no solo de nuestro país sino del mundo, Toyota, en el año 2018 procesó 69.000 propuestas de mejora… “kaizenes” como las denominan en la empresa.

Promover las ideas de mejora tiene un impacto positivo en la comunicación: porque implica dedicar tiempo y empeño en la vocación por escuchar a otros.

Por otro lado, llevar adelante la implementación de mejoras también es sinónimo de innovar, es decir aplicar pequeñas innovaciones que sumadas pueden formar parte de una gran innovación.

Asimismo, si cada uno de nosotros toma abiertamente la formulación de mejoras de cualquier persona que quiera proponerlas con respeto (es un gran ejercicio para el ego), alguien más, distinto a mí, puede tener ideas superadoras.

 

El desafío está planteado

La próxima vez que volvamos a encontrarnos, sea a través de un evento o de otro artículo, ¡ojalá hayan podido dar el paso! y estén analizando y registrando nuevas ideas.

 

Por Leonardo Rosso – Director Gaudens – leorosso@gaudens.net

Compartir: